Quiénes somos


Historia de dos mamás primerizas

Por Raquel Herraiz Soria y Raquel García Arévalo (Taisa)


Capítulo 1: Introducción

Lo hueles, lo miras, lo besas. 

Te emocionas mirando a esa personita que duerme en tu pecho sintiéndose segura porque sabe que está con mamá.

Y es que eso es lo más importante para tu bebé: tú.

Tú eres lo principal que necesita tu bebé.

Pero justamente por eso estás llena de nervios, porque eres consciente de la responsabilidad de criar a un bebé y, por supuesto, quieres lo mejor para él.

Conocemos esas sensaciones.

El amor inmenso, las hormonas a flor de piel, el cansancio, el sentirte sola, la paz de verle dormir, la alegría de su primera sonrisa, su primera carcajada...Todas sus primeras veces. Y todas las tuyas como mamá.

Nuestros hijos ya no son bebés, pero esa etapa no se olvida.

El pasar noches leyendo blogs sobre consejos para dormirle, tener una buena lactancia o saber por qué llora. Pero también buscando qué es lo mejor para tu bebé, qué comprarle para ayudarle y para ayudarte a ti misma en el día a día. 

¿Te suena?


Capítulo 2:
Taisa - Raquel García Arévalo, mamá, informática, asesora de lactancia y bloguera

A mí me pasó.

Recuerdo que me pasé el embarazo informándome sobre el parto, sobre cómo atender al bebé... Asistí a talleres de lactancia, de cuidados del bebé... Leí mucho sobre maternidad y crianza.

Y empecé a escribir sobre todo lo que iba aprendiendo. 

En aquel entonces tenía un blog en que comentaba videojuegos, pero pronto empecé a hablar también de bebés, lactancia (de hecho, me he formado como asesora de lactancia), crianza... 

Sobre todo porque veía que en los grupos y foros en que participaba salían las mismas dudas una y otra vez. 

Y así fue como empezó “Las aventuras de Taisa” mi blog de maternidad, que actualmente visitan miles de madres cada mes.

Mucha de esa información la he extraído aquí para hacerte más fácil encontrar los consejos y productos que realmente necesitas para tu bebé, porque siempre me ha gustado ayudar en todo lo que he podido. 

Y más en la maternidad, donde vamos todas muy perdidas, y hasta que no llegas no sabes bien lo que hay. 

¿Verdad, Raquel?


Capítulo 3: Raquel Herraiz, mamá y enfermera de pediatría

Sí, la realidad con un bebé recién nacido es muy distinta a lo que te has imaginado, o incluso leído.

En mi caso, durante el embarazo trabajaba por la mañana y por la tarde. La verdad es que tenía poco tiempo para asistir a grupos preparto. Además, durante el embarazo, el seguimiento con la matrona fue muy regular.  

Cuando nació mi hijo, me di cuenta de que tenía muchos conocimientos teóricos, pero que (por tópico que parezca, todas las mamás sabemos que es verdad), la realidad era diferente. 

Recuerdo mucho caos, impotencia, desconcierto. Me faltaban horas en el día.

Y, pese a mis conocimientos como enfermera, la lactancia se complicó más de lo que me esperaba. Además, mi bebé no dormía casi nada, ni de noche ni de día.

Por eso quiero compartir mi experiencia como mamá pero también mis conocimientos como enfermera.

Raquel Herraiz - Enfermera de pediatría | Qué necesita tu bebé

Desde 2005, trabajé como enfermera en diversos ámbitos de la sanidad (desde la enfermería rural hasta grandes hospitales madrileños). En 2015 me especialicé en pediatría y trabajo como enfermera de pediatría en Atención Primaria de la Comunidad de Madrid. 

Saber que ayudas a otras mamás, que atienden y cuidan desde diferentes estilos de crianza, pero donde predomina el amor incondicional a sus bebés, es muy enriquecedor. 

Y es algo que quiero seguir haciendo pero, esta vez, no sola.


Capítulo 4: De mamá a mamá

Las dos nos conocemos desde la infancia. De hecho, nuestros caminos se cruzaron incluso antes de nacer, porque la madre de Raquel H, se fue a vivir a casa de los padres de Raquel (Taisa) para estudiar.

Además de llamarnos igual, nacimos en la misma ciudad, el mismo año y el mismo mes. ¡Cuánta casualidad!, ¿no?

Hemos coincidido en varias etapas de nuestra vida. Compartimos momentos muy divertidos de nuestra infancia, estuvimos al tanto de nuestros distintos proyectos profesionales y, más tarde, nos apoyamos con consejos en nuestras respectivas maternidades.

Y es esa experiencia como mamás la que está en la base de este proyecto. 

Esta no es una web en la que no sabes quién ha escrito de verdad los artículos o porque realmente te recomiendan un producto y no otro.

Te hablamos desde nuestra experiencia como mamás.

Y en mi caso, (Raquel H) también como enfermera pediátrica y codirectora de una empresa especializada en cuidado de bebés durante 5 años. Por toda esa experiencia, conozco de primera mano muchas marcas y productos: tanto los más novedosos y como a los que siempre recurren las mamás con sus hijos.

Atender y cuidar a mujeres de diferentes estilos de crianza implica adaptarte a sus necesidades. Los consejos y los productos que utiliza una familia más conservadora pueden ser diferentes a los que compra una familia más liberal.

Y eso es lo que vas a encontrar aquí: consejos para todos los tipos de crianza e información de productos diversos. Para ayudarte que a que los primeros años de tu maternidad sean, además de preciosos, lo más fáciles posible.

Hay muchos productos de bebés que te pueden ayudar, pero otros muchos son totalmente prescindibles.

¿Te ha pasado ya con alguno?

A nosotras sí.

Te lo contamos...


Capítulo 5: Lo que necesita tu bebé y lo que no

Por ejemplo, yo (Taisa) me empeñé en que necesitaba un intercomunicador.

Y la realidad, es que el que compré (solo de audio) no me servía de nada: mi hijo a penas lloraba y cuando se quejaba lo hacía tan bajito que el intercomunicador no lo percibía.

Leyendo y leyendo, acabé comprándome otro, esta vez con cámara, que en ese momento sí me ayudó: me tranquilizaba verlo y podía acudir cuando empezaba a moverse.

¡Ahora sí me enteraba de si mi bebé se despertaba!

En mi caso, (Raquel H) el pensar "¿y ahora qué hago yo con esto?" fue con una bañera.

Recuerdo que en mi lista de cosas para el bebé puse una bañera Tummy Tub. ¿Sabes cuál te digo? Una de esas en forma de cubo.

Había leído buenos comentarios y mis primos me la regalaron. 

La realidad fue que convirtió el baño en un desastre. El bebé se escurría, era muy difícil agarrarlo… Le dimos varias oportunidades, pero era realmente incómoda y una experiencia nada agradable para el bebé. 

Y es que dependiendo de tu situación y de tu bebé, vas a necesitar un producto o no. No cualquier producto es adecuado para tu bebé.

No te decimos que no pueda servirte a ti. 

No, no es eso.

Si no que te hablamos desde nuestra experiencia y la del resto de mamás con las que hemos ido compartiendo la maternidad en nuestra trayectoria profesional. 

Para tú tengas la información real y puedas decidir. 

Porque esta aventura solo acaba de empezar. 


Capítulo final: solo es el principio.

Y nos gustaría ayudarte en ese camino.

Nosotras hemos aprendido a relativizar, porque muchas veces podemos llegar a ser nuestras propias enemigas, sobre todo al compararnos con otras madres.

Y nos exigimos mucho porque queremos llegar a todo. 

Pero queremos recalcarte algo:

Se puede criar a un bebé con lo mínimo, o comprar de todo. 
Y en ambos casos eres una madre excelente. 


Lo que a una persona le puede parecer maravilloso a ti te puede parecer inútil y viceversa. 

Hemos creado este proyecto para ayudar a otras mamás como nosotras a saber qué necesita su bebé realmente.

Con consejos y recomendaciones sobre lactancia, alimentación, higiene, descanso, juego, viaje y seguridad.

Al final, es una cuestión de decisiones y situación personales. Pero sabemos que unos buenos consejos y opiniones de primera mano siempre vienen bien.

¿Te pasas a leer nuestros consejos y ver si te ayudan con tu bebé?

Encuentra consejos sobre...

Últimas entradas:

¡Compártelo! Seguro conoces a alguien a quien le será útil también...